lunes, 18 de mayo de 2015

Uso y abuso de los puntos suspensivos

Si uno es lindo, simpático y bueno, la gente abusa…
¿Será por eso que muchos abusan de los puntos suspensivos? Nadie lo pone en duda: son bonitos, prácticos y fáciles de usar. ¡Pero hay tantos otros signos de puntuación! Además, ¿realmente son tan fáciles de usar?
A veces, leo un texto que tiene tantos puntos suspensivos, que más que un texto parece un suspiro.
Vamos a ver, entonces, cuándo deben utilizarse.


¿Qué y cómo son?
Son un signo de puntuación que se utiliza al final de una frase en lugar del punto. Son tres puntos  sobre la línea horizontal, ni más ni menos. ¿Por qué tres y no dos, o cinco, o siete? Porque ésa es la convención. Y no habrá más suspenso, ni más duda, ni más intensidad de sorpresa porque usemos más cantidad o los repitamos interminablemente.

¿Cuándo y para qué se utilizan?
·         Al final de enumeraciones abiertas, en lugar del “etc.”:
A través de la ventana veía toda clase de aves: calandrias, teros, zorzales, picaflores…
·         Cuando se quiere expresar duda, miedo o titubeo:
Apago la luz… No la apago…
                        ¿Hay alguien ahí?... Escucho ruidos extraños.
·         Para sorprender al lector con una salida inesperada:
Preparé la comida con mucho amor y mucho cuidado… pero se me quemó.
·         Para dejar un enunciado en suspenso:
Era tan parecido a… Tal vez es mejor no recordarlo.
·         Cuando se realizan citas incompletas:
Le dije: “En casa de herrero…”y fui a buscar una lapicera.
·         En un diálogo, cuando un interlocutor es interrumpido por el otro:
-Ya te expliqué veinte veces que…
                  -¡No me lo repitas más, entonces!
·         Para sobrentender alguna “mala palabra” sin decirla:
Lo mandó a la m… y se fue.
·         Cuando al escribir literalmente un texto se omite una parte, se colocan puntos suspensivos entre paréntesis o corchetes:
Aquí me pongo a cantar (…) José Hernández
Tu pupila es azul […] Gustavo A. Becquer

¿Cómo usarlos correctamente?
·         Después de los puntos suspensivos, se escribe con minúscula si la frase continúa:
Estoy eligiendo un… no, mejor… dos vestidos.
·         Después de los puntos suspensivos, se escribe con mayúscula si el enunciado terminó:
Hay collares, pulseras, aros… Es muy difícil elegir un regalo.
·         No se deja espacio entre la última palabra y los puntos suspensivos.
·         Detrás de ellos siempre se deja un espacio antes de la oración siguiente.
·         Detrás de ellos puede ir cualquier otro signo de puntuación (sin espacio), menos el punto:
Hoy veremos títeres, películas, una obra de teatro…; comeremos en donde quieras.
·         Como tienen el mismo valor que el etc., es una redundancia escribir etc….
·         Los puntos suspensivos van después de los signos de interrogación y de exclamación salvo cuando no se termina una oración:
¡No puedo creer lo que me estás diciendo!...
¿Me estás diciendo que…?


Y sí… Y no… No sé… Tal vez… Quizás… ya está todo dicho sobre los puntos suspensivos. ¿Les parece que me olvidé de…? Será cuestión de buscar en libros de lengua, diccionarios, Internet…; a lo mejor encuentran algo más… o no…

Eso sí: nunca abusen de los puntos suspensivos. ¿Entendieron?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me gustaría conocer tu opinión